“¿Qué proyecto votarás para la reforma de la Plaza de España? Te ayudamos a decidirte”

Colaboración para Somos Malasaña junto a Javier del Monte Diego de MMN y Asociación Jubilares y Gonzalo y María, de Improvistos

Miguel Díaz Rodríguez es un arquitecto de mucha presencia en procesos participativos, sus opiniones suelen resultar  especialmente interesantes en temas de accesibilidad y Patrimonio, entre otras especialidades.  Miguel se aventura a darnos sus proyectos favoritos, explicándonos las razones de su elección que, de nuevo, huyen de las soluciones deslumbrantes:

“En general, en este tipo de proyectos, valoro dos aspectos, por una parte generar espacios o situaciones sencillas que no simples, complejos que no complicados, pero alejados de ocupaciones voluntariosas o de alardes de diseño, orientando la propuesta hacia la intervención durante la fase final de diseño e incluso de ejecución de los usuarios acercándonos a una ciudad consensuada y cocreada, consciente de su pasado, de su presente y de su futuro en partes iguales. Si tuviera que señalar un proyecto que represente este deseo, sería el 53 (Imprescindible, deseable, necesario),  pasado-presente-futuro.

En segundo lugar, me parece esencial la continuidad y accesibilidad con aquello que hay, sucede o pudiera generarse en los entornos inmediatos de la Plaza de España, siendo este proyecto un facilitador, mediador, acogedor… Facilitar conexiones hace/desde Parque del Oeste, Jardines de Sabatini, Palacio Real, Gran Vía, Princesa, Arguelles, Malasaña, etc. Existe un enorme potencial alrededor para imaginar un espacio diverso y por lo tanto vivo. Si tuviera que señalar dos proyectos que represente este deseo serían el 66 (Entreplazas. Plaza de España) o 78 (ME VA MADRID)“.

ArqCesibleUAH en la Comunidad de Madrid

ARQcesibleUAH

El 21 de octubre de 2016 presentamos la asignatura “Accesibilidad Universal en Entornos Urbanos” y el trabajo final del curso 2015-2016, en la reunión de la Comisión Técnica de Accesibilidad de Urbanismo y Edificación del Consejo para la promoción de la Accesibilidad y Supresión de barreras de la Comunidad de Madrid.

Tanto para los alumnos como para los profesores es un gran honor poder dar a conocer nuestro trabajo, intercambiar impresiones, compartir estrategias y generar un ámbito de trabajo cada vez más amplio y estable.

Agradecer especialmente a Gerardo Santiago la invitación a participar, y a todos los asistentes a la reunión por su acogida y comentarios. A continuación unas imágenes.

img_20161021_115756img_20161021_115619img_20161021_115311img_20161021_115210img_20161021_115016

Ver la entrada original

IX Ciclo que Tetuán dedica a la Arquitectura

Tetuán-Paisaje-Ciudadanía

Otro año más vuelve el Ciclo que Tetuán dedicada a la Arquitectura con la novena edición. En esta ocasión se aboradarán arquitecturas relacionadas con los origenes del distrito como es el Patrimonio Industrial o las Construcciones Escolares, y por otra un reto de futuro: El Paseo de la Dirección.

Todas las actividades tendrán lugar en la Sala Pablo Serrano, de la Junta Municipal de Distrito de Tetuán (Bravo Murillo 357). Contaremos de fondo con la exposición de pintura “Arquitecturas incompletas (Madrid – Roma)” de Luis Javier Gayá.
MESAS DE DEBATE

  • Lunes 3 de octubre, a las 19:00 h.

Presentación del IX Ciclo que Tetuán dedica a la arquitectura. Día Internacional de la Arquitectura

Presenta: Miguel Díaz, arquitecto

  • Jueves 6 de octubre, a las 19:00 h.

El urbanismo a escala humana. El Paseo de la Dirección como oportunidad

Ponentes: Agustín Hernández. Departamento de Urbanismo de la ETSAM Universidad Politécnica…

Ver la entrada original 106 palabras más

#unirPuntos2 – Cistierna + El Hullero

img_20160818_093528Viajar en El Hullero, al menos para los que fuimos niños en León capital tiene una conexión dulce con el pasado, con alguna excursión a La Vecilla, a Aviados o a Cistierna, o a tantos otros pueblos de las miles de paradas que es capaz de efectuar. Es uno de esos trenes con memoria, algo casi recíproco, ya que seguro que el tren es capaz de recordar a sus viajeros, a sus paisajes, a sus viajes, a sus vidas… Son lugares donde se encuentra la dignidad de las cosas sencillas, donde una bolsa buena del El Corte Inglés, de la caja de ahorros o de la zapatería de turno, sirven de maleta, y ocupan asiento en el tren.

img_20160818_110703Decía Gamoneda:

“Éste es un tren de campesinos viejos / y de mineros jóvenes. Aquí / hay algo desconocido. // Si supiésemos qué, algunos de nosotros / sentiríamos vergüenza, y otros esperanza. / Se está haciendo de día. Ya / veo los montes dentro de la sombra, / los robles, del mismo color del monte, / la yerba vieja, sepultada en escarcha, / y el río, azul y silencioso / como un brazo de acero entre la nieve. // Cruzan los pueblos de sonido humilde: / Pardavé, Pedrún, Matueca…”.

Pero un tren, es un medio del transporte, si quiere seguir funcionando y quiere seguir funcionando necesita viajeros, necesita inversiones, necesita necesidad de desplazarse… Sino de poco valdrá la memoria para mantenerlo. Y creo que en muchas ocasiones cometemos el error, por buena voluntad de querer mantener un ferrocarril, en base a los recuerdos de una época que ya no existe. No salen las cuentas, ni aún metiendo en la cuenta factores que no sean económicos. Por supuesto, que otro gallo cantaría si despegáramos la piel del asiento del coche, pero eso es un nudo gordiano para el que no tengo respuesta ni tiempo vital para encontrarla.

En este caso, el objetivo que encomendé al Hullero fue visita el Museo del Ferroviario de Cistierna, para cerrar el círculo, y ya de paso recordar una albóndigas “tamañopelotadetenis” que de niño comimos en el Restaurante Moderno de Cistierna.

Es un museo pequeño, aprovechando como tantos otros del trabajo de extrabajadores, de herramientas, de espacios, etc que algún momento fueron esencial. Son museos estupendos, donde lo que hay en las vitrinas es lo que es: billetes, manuales de la compañía, tornillos, herramientas, etc.

A destacar el nuevo espacio que han habilitado en los talleres. Dicho esto un museo ferroviario en una estación, es un trabajo relativamente sencillo para lograr que sea lo suficientemente atractivo para los visitantes, si efectivamente ha llegado más o menos ese conjunto, esa “pequeña ciudad” que son las estaciones.

Pero quizá lo más interesante es pasearse por los alrededores, fuera de las estaciones sobre todo de aquellas grandes o importantes como Cistierna. Aparecen chimeneas, vías ocultas, galpones, vagones, puentes de hierro, etc. Un mundo por explorar.

Cerca de Cisiterna, en La Ercina, hay un museo en un bar, que antes fue escuela. Un museo puesto ahí por gentes que trabajaron en la mina, y que han ido recogiendo recuerdos, testimonios. Pese a ser León en verano, una provincia mucho más interesante en lo rural que en lo capitalino o metropolitano (no digamos), estaba cerrado, y tampoco pareció oportuno perturbar el descanso veraniego. Habrá que volver con un tiempo más recogido, sin embargo esto es lo que se atisba desde las ventanas.

También quedó pendiente el “museo-bar” ferroviario de Palacios de Vadellorma. Lo que está claro que parece ser esta una comarca de museos, de memoria… de esa memoria que en León se cuenta tan bien. Parece que lo próximo viene con galones.

 

 

No olvidaremos a los maestros

El pasado 7 de junio fallecía Vicente Patón, arquitecto, activista presidente de Madrid Ciudadanía y Patrimonio y vecino de Tetuán.

Tengo muchos recuerdos con Vicente, la mayoría ligados a nuestra vecindad tetuanera, desde una primera reunión con vecinos sobre el parque de la calle Nuestra Señora del Carmen convocada por Bea Burgos, a múltiples conversaciones y consejos sobre Paisaje Tetuán, también a compartir cartel con n’UNDO en el Plan Atocha, un urgente y falso aviso nocturno sobre la demolición cocheras de Cuatro Caminos, paseos con MCyP, conferencias o la última oportunidad el año pasado durante la preparación del VIII Ciclo que Tetuán dedica a la arquitectura. Es cierto que las conservaciones eran de tono catastrofista, de lo poco que queda y del mucho peligro. Aún así era un placer hablar con él, sobre todo por el ser escuchado como si el sabio fuera yo y el alumno él, cuando sin duda es al contrario

Más allá de la tristeza por la pérdida, tengo un sentimiento encontrado de agradecimiento y de preocupación. Defender el patrimonio en Madrid, implica cuanto menos un doble trabajo, hacer entender a los responsables que se deben de ejercer sus obligaciones, y otra una labor pedagógica para que los madrileños sepamos entender el lugar en el que vivimos. No es fácil, requiere de autoridad, implica desgaste personal y profesional, y aunque cada vez mejor valorado, sigue lejos de lo que debiera. Madrid tiene y tendrá una enorme deuda con aquellas personas que como Vicente expresan su amor hacia su ciudad de manera activa custodiando, poniendo toda su capacidad y su saber hacer para que la definición de patrimonio siga teniendo vigencia.

El 22 de agosto fallecía en León la etnógrafa Concha Casado, incansable exploradora, divulgadora, investigadora, defensora, activadora y custodia del patrimonio más popular y frágil de la provincia. Toda una conciencia hecha persona de lo que fuimos para ser lo que somos. En los múltiples homenajes ya en los últimos años, no dejaba de recordar lo siguiente:

“Otra como yo seguramente puede aparecer, y aparecerá, sólo se trata de trabajar y en esta tierra sobran gentes trabajadoras … pero esos últimos artesanos tan olvidados, ¿qué va a ser de ellos?». Y remataba siempre con un “no olvidéis a mis artesanos”.

Los que les seguimos, tenemos una gran tarea. No solo defender y transmitir el patrimonio, sino que heredamos la responsabilidad de seguir trabajando allí donde lo dejaron personas como Vicente y Concha. Todo un patrimonio.

No olvidaremos a los maestros.