Archivo de la categoría: ciudad

VIII Ciclo de Arquitectura en Tetuán

De manera paralela y complementaria a la XII Semana de la Arquitectura del COAM, la Junta Municipal de Distrito de Tetuán, organiza por octavo año consecutivo un ciclo dedicado a la arquitectura.

A continuación la programación, que como pueden comprobar abarca un amplio espectro de temas y formatos:

Este año, he tenido la oportunidad de participar como comisario en la exposción “Tetuán en proceso”, con la inestimable colaboración de Antonio Ortiz y Francisco López de la Asociación Vecinal Solidaridad Cuatro Caminos – Tetuán.

El objetivo de la exposición es visibilizar los cambios en la historia reciente del distrito, hechos de los que muchos de los vecinos han sido testigos, siendo en si mismo custodios de los procesos que han tenido lugar. Por ello hemos planteado una exposición abierta, en la que solicitamos la colaboración de los vecinos y/o conocedores del distrito, aportando documentación, fotografía, proyectos fracaados, noticias, deseos, testimonios, etc que nos ayuden a completar y comprender qué ha sucedio, por qué y cuales han sido sus consecuencias.

Un planteamiento así, esconde una vocación de continuidad, y ya sea durante o después de la visita, los materiales y soportes estarán a disposición de cuantos colectivos, instituciones, asociaciones, etc quieran trabajar con ellos. Hacemos un especial llamamiento a colegios e institutos, así como centros de la Tercera Edad.

En próximos días avanzaremos la estructura de la exposición, e indicaremos las fechas de los tallres que organizaremos en colaboración con la Asociación Vecinal Solidaridad Cuatro Caminos – Tetuán.

Por otra parte, también corre de mi cuenta los recorridos guiados del 02 y 24 de octubre, titulados “Arquitectura del ladrillo en Tetuán”, un tema tan complejo e inabarcable como atractivo y significativo del distrito. Por esa misma razón he propuesto, al igual que en la exposición, una actividad abierta, donde se puedan ir recogiendo elementos, colaboraciones o sinergias que nos ayuden a poner en valor la arquitectura popular del distrito. La información se recogerá en el blog Las casas bajas, un viejo proyecto, ahora rescatado. Según se acerque el blog estará más completo y activo. En este caso agradecer a la comunidad de propietarios de la Colonia Bellas Vistas y al Teléfono de la Esperanza de Madrid, por las facilidades para visitar la colonia.

Anuncios

La memoria de Madrid, un bien común que deberías conocer

Originalmente publicado en Ahora Arquitectura.

Quizás las páginas de Facebook madrileñas que más interés despiertan son aquellas que nos regalan diaramente imágenes del Madrid de las últimas décadas y también aquellas que nos muestran lugares con algún vínculo cercano. ¿Por qué?

Madrid es una gran ciudad y está construida emocionalmente sobre el crecimiento demográfico que comenzó en el primer tercio del siglo XX, cuando miles de personas dejaron sus pueblos y ciudades y se agolparon no solo en el Ensanche sino en arrabales sobre sus límites.

De ese crecimiento han llegado hasta nuestros días vestigios o huellas más o menos escondidos o reconocidos. La gran mayoría en forma de edificios, ya sean civiles, religiosos o bien residenciales de diferentes tipologías. También el espacio urbano, el mobiliario, los archivos, cartografía, cuadros, literatura, fotografías, etc. Por supuesto hoy disponemos de un enorme caudal de información en Internet que nos permite recrear esos espacios de la memoria. Valga como ejemplo, webs como Memoria de Madrid e IDE Histórica de la Ciudad de Madrid, son cuanto menos dos referencias de cabecera, y además promovidas por entidades públicas.

En definitiva son referencias que podemos encontrar en una web, red social, museo, biblioteca, archivo o biblioteca. Pero, dónde podemos encontrar referencias o anclajes para entender las tradiciones orales, las actividades artesanas, las fiestas, etc que en muchos casos han desaparecido o están en serio peligro de desaparecer en una ciudad cada vez más global y olvidadiza.

¿Qué sería de Puente de Vallecas sin la Batalla Naval? ¿qué es la Verbena de la Paloma para Madrid? ¿qué sería Malasaña sin los bares de La Movida? ¿y San Cemento (y otras tantas) en la Ciudad Universitaria? Puede parecer parecer apresurado y controvertido subliminar “tradiciones” recientes de las que no sabemos muy bien que pueden aportar. Pero sí estaríamos de acuerdo que nos identifican con Madrid y diferencian a la ciudad entre otras.

Hay cierto consenso acerca de que Madrid no tiene un gran símbolo como una Torre Eiffel, un Coliseo, un Big Ben o similares al que agarrarnos (ni falta que hace). Otros valoran más el ambiente, los museos, la comida, etc. La catedrática de Geografía Josefina Gómez Mendoza nos planteó en un curso si el símbolo de Madrid podría ser la Sierra, ese gran telón de fondo, que nos indica el confín del mundo madrileño y que cada fin de semana tratamos de conquistar, sin éxito (afortunadamente).

Otro gran escritor madrileñizado, Julio Llamazares, comentaba a propósito de su libro “El cielo de Madrid” (Alfaguara, 2005) lo siguiente:

“Recuerdo cruzar Castilla en el atardecer. Hay sobre todo una imagen que no he olvidado nunca, y que seguramente está en el origen de esta novela. Ya de noche, después de cruzar toda Castilla en aquel autobús, atravesamos el túnel de Guadarrama y, como si fuera el enorme proyector de un cine, al final de él se iluminó, de repente, la gran pantalla del cielo de Madrid. De alguna forma, era el cielo que nosotros íbamos a conquistar, si bien en aquel momento no teníamos conciencia de ello”

Y es cierto que el cielo de Madrid tiene algo especial, que seguramente puedan explicar los meteorólogos, o simplemente es que está llenos de ojos que proyectan ilusiones y deseos.

Otro gallo cantaría si Alberto de Palacio hubiese construido en el Retiro “El monumento a Colón” un globo terráqueo de 200 metros de diámetro… La arquitectura y la ciudad planeada y no construida da para escribir infinitos posts y también para organizar igual número de oníricos paseos guiados por la ciudad cargados de planos, ingenios ópticos y otras herramientas. Tengan por seguro que Ahora Arquitectura proveerá en este sentido.

Para celebrar todo esto, y como preludio, aprovechando la exposición “Inmaterial: Patrimonio y Memoria Colectiva” que ha organizado el Instituto del Patrimonio Cultural de España dentro del Plan Nacional de Salvaguarda del Patrimonio Cultural Inmaterial, os proponemos para el 28 de febrero, visitar la muestra y a continuación un recorrido urbano por el barrio de Pacífico uno de los núcleos obreros e industriales más significativos y menos conocidos de Madrid.

En este recorrido hablaremos de vestigios y elementos de ese pasado industrial reciente que significan este trocito de Madrid. Para finalizar conoceremos en Matadero Madrid el proyecto “Matadero Memoria Aural”, una cautivadora propuesta de Sound Readers para rescatar el origen del espacio creativo y cultural por excelencia de Madrid.

El proceso creativo en la Fundación Telefónica

La sede de la Fundación Telefónica en la Gran Vía, pasa por ser el primer rascacielos de Madrid (89 m).  Proyectado en 1925 como sede la Compañía Telefónica Nacional bajo la influencia de la “ITT Corporation”, su socio tecnológico norteamericano; pero firmado por el arquitecto de la compañía, Ignacio de Cárdenas (1897-1979). Como tantas otras centralitas y edificios de la compañia en todo el país, tuvieron el sello de este arquitecto madrileño.

Recientemente se ha publicado la recomendable tesis doctoral de Francisco Javier García Algarra sobre la arquitectura de las centrales telefónicas, titulada “De la Gran Vía al Distrito C. El patrimonio arquitectónico de Telefónica”.

Como tantos edificios de principio de siglo, está a caballo entre dos razones de ser, por una parte la lógica funcional de los requerimientos de la compañía, reflejados en una racional estructura metálica, pionera en su contexto y levantada en apenas cuatro meses y por otra la envolvente exterior, que si bien también refleja cierta racionalidad y contención, se permite influencias neobarrocas en las portadas, huecos de ventanas, esquinas y torre.

Desde que Telefónica se trasladara a su nueva sede, el “Distrito C” en Las Tablas, el edificio emblema de la compañía en la Gran Vía se ha convertido en “flagship store” y sede de su fundación. Para acomodar esta última institución, los estudios Quanto Arquitectura y Moneo Brock Studio, plantearon en 2012 una intervención en la que se recupera la sinceridad estructural del edificio, que podemos apreciar desde la escultural escalera de acceso a las salas de exposiciones. A destacar también las soluciones en el salón de actos, así como el gran ascensor con capacidad para 60 personas.

Las exposiciones y actividades temporales que ofrece la fundación, son una interesante alternativa en el centro de   Madrid, con todo el atractivo que aporta el patrimonio tecnológico de las comunicaciones que atesora en sus fondos. Actualmente podemos visitar entre otras la exposición Nikola Tesla. Suyo es el futuro y hasta el 31 de marzo, Ferran Adrià. Auditando el proceso creativo

Sobre esta última, no se trata de descubrir los maravillosos platos que se cocinan en El Bullí, cosa de sobra conocida, sino de bucear en el proceso creativo que posibilitó que cada temporada este restaurante fuera capaz de reinventarse y explorar nuevas posibilidades. Es apabullante la cantidad de información, documentación o sistemas de trabajo que están recogidos en la muestra.

Si alguien se pregunta como es el proceso creativo, no solo en un restaurante de alta cocina, sino para cualquier actividad profesional, tiene una oportunidad en esta exposición de adentrarse en un complejo y fascinante mundo. La arquitectura, más allá de los destellos y las apariencias es un proceso creativo complejo, y al igual que pueda sucedernos con la presentación de un plato de El Bulli, para comprenderla, hay que acudir a las fuentes que nos cuentan sobre el proceso,  estudiarlas y de esta manera comprender desde dentro la ciudad y su patrimonio.

En definitiva, el edificio de Telefónica en la Gran Vía, no sería lo mismo si Ignacio de Cardenas no hubiera viajado a Nueva York para conocer los grandes rascacielos, ni tampoco la Gran Vía sería lo mismo sin este rascacielos, ni probablemente Ferrán Adriá hubiese acabado en una exposición en este edificio. ¿Sería Madrid lo mismo?.

Originalmente publicado en Ahora Arquitectura.

El ferrocarril en Segovia. Un punto de partida.

Consiste en dos rutas guiadas, la primera en bicicleta recorriendo la ribera del Eresma desde Segovia hasta Hontanares, a través de la Senda de los Molinos, el Camino Natural del Eresma y la Vía Verde Valle del Eresma. La segunda en autobús, visitando los elementos de la arquitectura industrial más destacados de Segovia y su entorno, sin olvidar vivienda obrera y la presencia del movimiento moderno.

Este programa se apoya en la programación del Tren Rio Eresma de la AAFM, como punto de partida. Igualmente contamos con la colaboración del Ayuntamiento de Segovia a través de Turismo de Segovia.

Si hay un aspecto especialmente valioso en el viaje del Tren Rio Eresma es el ambiente. Desde la recuperación de la estética original del tren, hasta el traje del revisor, y sobre todo por poner de manifiesto que el ferrocarril es un mirador excepcional hacia el paisaje.

Una vez en Segovia, nos recibe el recinto de la estación, un conjunto de arquitectura ferroviaria congelado en el tiempo. Desde que conocemos la estación de Segovia, nos ha llamado la atención que el edificio de viajeros goce de una declaración de Bien de Interés Cultural (1982), una circunstancia poco frecuente en esta tipología de edificios.

Estudiando el conjunto, comprobamos que representa la evolución de la arquitectura ferroviaria, ya que se trata de una estación tardía (1884), donde el autor Miguel Muruve asumió de una manera abierta la modulación y la estandarización en la construcción, buscando reforzar la imagen de edificio diferenciado y único, más que un acercamiento al estilo arquitectónico predominante en la ciudad.

Destacan las construcciones metálicas de las marquesinas con esbeltas columnas y una delicada decoración en hierro fundido. Del recinto señalar la rotonda de locomotoras y su ruinoso depósito, así como los diferentes cargaderos de mercancías (carros de combate, ganado, cereales, etc). Sin olvidar el sistema de alimentación eléctrica que conserva elementos originales de la primera electrificación de las líneas de Madrid-Segovia y Ávila entre 1933 y 1946.

Sin duda es un conjunto que debe de aspirar a un papel relevante en la vida cultural de la ciudad, como anclaje a la memoria reciente de los segovianos. En este sentido en 2011 el modélico trabajo de investigación de un grupo de alumnos del IES Francisco Giner de los Ríos de Segovia, “La Vieja Estación” ganó el premio ‘Los nueve secretos’ de la Fundación Patrimonio Histórico de Castilla y León. Este documento va más allá y plantea varias propuestas para recuperar el uso de la estación. Esta iniciativa es una esperanza para recuperar este conjunto patrimonial.

Por último, ¿por qué visitar patrimonio industrial?. En primer lugar, consideramos que dentro de nuestra labor de difusión cultural tratar el patrimonio industrial es más que nunca necesario y una oportunidad. Necesario por el peligro constante de que desaparezca o se altere, y no solo nos referimos a edificios industriales, sino a la maquinaria, a los archivos documentales y a la memoria del trabajo. Es una oportunidad, porque es un patrimonio cercano y accesible, que nos conecta con el territorio y con la ciudad, y porque tiene potencialidad para dotar de valor añadido a nuevas iniciativas creativas, sociales y económicas. En un contexto turístico como el de Segovia, supone además un complemento y una apuesta por una oferta cultural diferenciada.

Como extensión a estas visitas estamos trabajando en el diseño de talleres infantiles de Educación en Arquitectura, que hagan nuestras ofertas más atractivas para familias.

Queremos agradecer la disposición, colaboración y sugerencias de la Asociación de Amigos del Ferrocarril de Madrid,Fundación de Ferrocarriles Españoles,Aula de Patrimonio Industrial,Incuna,TICCIH-España,E-FAITH,Red Española de Turismo Industrial,Turismo de Segovia,Asociación de Guías de Turismo de Segovia,Naturcleta,Rutas Pangea,Club Deportivo Sexmeros,Destilerías DYC (Beam Suntory),CENEAM,Real Fábrica de Cristales, Ayuntamiento de Segovia,Ayuntamiento de Hontanares, Fundación Nicomedes García, Revista Llámpara,I.E.S. Francisco Giner de los Ríos y tantos otros que están por llegar.

En este enlace podéis ver imágenes de la jornada del 18 de octubre.

https://www.flickr.com/apps/slideshow/show.swf?v=1811922554

Queremos expresar un especial agradecimiento a la Asociación de Amigos del Ferrocarril de Madrid, no solo por el maravilloso viaje, sino por su esfuerzo en la conservación y difusión del patrimonio histórico ferroviario y la memoria del ferrocarril en Madrid.

También queremos agradecer al Club Deportivo Sexmeros por su compañía en el recorrido ciclista del pasado 18 de octubre. Igualmente a Fernando de Rutas Pangea, por sus consejos para la organización de la futura ruta ciclista.

Si queréis participar en esta actividad, suscribiros a nuestra newsletter para estar al tanto de las fechas. Por otra parte, uno de nuestros objetivos es implicar a cuantos agentes sociales, culturales, industriales o ciudadanos tengan interés, por lo que estamos a vuestra disposición en los canales habituales.

Mientras tanto no dejéis pasar la oportunidad de viajar en el Tren Rio Eresma de la AAFM. Próximos viajes 25 de octubre y 8 de noviembre.

Publicado originalmente en Ahora Arquitectura.

Jane Jacobs #paseaTetuán

Originalmente publicado en Ahora Arquitectura.
mapa_paseo_tetuan_22

En Ahora Arquitectura trabajamos con la arquitectura, pero buscando la conexión con el entorno urbano, social e histórico. Consideramos que hay que poner en primer plano la vida de los edificios, cómo sus habitantes o usuarios han usado ese edificio y como eso ha influido en la sociedad, sobre todo en su entorno inmediato.

Consideramos que es una buena manera de hacer difusión cultural y responde a una demanda que exige ir más allá de la precisión técnica o académica. Es la parte no construida, pero esencial de la arquitectura. Es el camino por el que los edificios toman valor, y en gran medida hace que los ciudadanos seamos más conscientes de su valor, preservación y utilidad.

Gran parte de este conocimiento, no se encuentra fácilmente en las fuentes bibliográficas habituales para los arquitectos (monografías, manuales, normativas, etc), requiere del conocimiento previo del territorio, análisis periodístico, cartográfico, de la historia, de los cambios tecnológicos, de la memoria de sus habitantes y usuarios, etc.

No podemos de dejar de admirar a aquellos investigadores y divulgadores pioneros en recoger esta historia de los cambios, como Jane Jacobs. Su obra de referencia “Muerte y vida de las grandes ciudades americanas” (1959), pone sobre la mesa con una energía y entusiasmo envidiables, como son los elementos que generan auténtica vida urbana, más allá de los planes urbanísticos dirigidos desde arriba. Estos análisis, junto con el intercambio de conocimientos con los visitantes, a nosotros, los guías, nos suponen una fuente de excepcional interés en nuestra práctica profesional como arquitectos.

Hoy la capacidad de manifestar y registrar estos cambios, se ha multiplicado gracias a las posibilidades de los medios de comunicación, y sobre todo por la voluntad de muchas asociaciones, colectivos, profesionales y ciudadanos que quieren conocer donde viven e implicarse en construcción social de la ciudad.

En los primeros días de mayo se conmemora a nivel mundial a Jane Jacobs, en los conocidos como “Jane Jacobs Walks”. En Madrid El Paseo de Jane, lleva varias ediciones recogiendo el testigo. El próximo el 3 y 4 de mayo, tendrán lugar dos “paseos de Jane” en el distrito de Tetuán, #paseaTetuán, territorio donde Ahora Arquitectura ha estado trabajando durante este año con #paisajetetuan y próximamente con El Día del Niño.

Desde aquí os queremos invitar a acudir a esta convocatoria, para profundizar entre todos en la historia social y colectiva del Distrito de Tetuán. Más información en este enlace.